jump to navigation

El placer que te puede matar junio 5, 2009

Posted by crisvaljo in Uncategorized.
Tags:
trackback

pulmones de un fumador

El tabaco es responsable de enfermedades cardíacas, respiratorias y de tumores cancerígenos. Se estima que para finales de 2005 el número de muertes en el mundo por tabaco ascenderá a 10.000.000 de personas.

Cada cigarrillo posee entre 7 y 20 mg. de alquitrán y produce 80 cm3 de monóxido de carbono que reduce en un 10% la capacidad de transporte de oxígeno sanguíneo. Cuanto mayor es el número de cigarrillos y más prolongado es el tiempo de fumador, mayor será el daño de la salud.

El cigarrillo, además, contiene otros tóxicos: amoníaco, alcohol metílico, ácido clorhídrico, furfural, aldehídos, arsénico y polonio radioactivo. La combustión del tabaco genera la formación de los llamados “radicales libres” que al combinarse con los tejidos con los que toman contacto los lesionan.

Uno de los mayores riesgos son las enfermedades cardíacas. Los ataques cardíacos son 3 veces más comunes en fumadores y en el caso de quienes fuman más de un atado diario el riesgo es 5 veces mayor. La posibilidad de morir precozmente por una enfermedad del corazón resulta entre un 26% y 90% más alto en los fumadores. Además, el tabaquismo es conocido como un factor principal de la arteriosclerosis, enfermedad que obstaculiza la circulación sanguínea y la nutrición de los tejidos de cualquier órgano o miembro.

Cuando las enfermedades cardiovasculares generadas por el consumo de tabaco conviven con la diabetes, la hipertensión arterial, las dislipemias, la obesidad, la ingestión de anticonceptivos y el stress los riesgos de sufrir un ataque aumentan de manera considerable.

El cigarrillo afecta también las vías respiratorias. Los enfisemas y la bronquitis crónica es causa de muerte en países desarrollados y ocurre 6 veces más en adictos al tabaco. El consumo de cigarrillos, además, es la causa más importante de invalidez respiratoria. Favorece infecciones y agrava el asma bronquial e induce su aparición en los niños.

Otras afecciones menos graves son también originadas por el tabaquismo: arrugas precoces en la piel y caída del cabello; problemas dentarios; trastornos del sentido del gusto; faringitis, laringitis, sinusitis y otitis; trastornos de la visión; úlcera gastroduodenal; osteoporosis; disminución de la fertilidad en la mujer y climaterio precoz en la mujer e impotencia sexual en el hombre.

Los riesgos que deciden asumir quienes fuman son compartidos por los llamados “fumadores pasivos”. El humo de terceros equivale a fumar entre 1 y 10 cigarrillos por día. En estos casos, no existe una cantidad segura o aceptable de humo de tabaco. El principal contaminante de los lugares cerrados resulta el humo del cigarrillo que se expande y pone en riesgo la salud de quienes no fuman.

chicafumando

En la adolescencia el sentimiento de culpa por fumar es casi nulo, por no hablar del problema de salud, por ello es una época que aumenta de forma exponencial el índice de fumadores. Luego e estabiliza y a partir de los 30 años comienza a descender, siendo a partir de lo 50 años cuando se produce el mayor índice de abandonos del hábito de fumar.

Está claro que las intervenciones para disminuir el hábito de fumar deben de establecerse en la adolescencia.

El fumador disfruta con el hábito de fumar y no se plantea ningún problema por ello, es un fumador consonante, es decir fuma y está seguro de que hace bien. En esta fase se encuentran los fumadores menores de 30 años, sin enfermedades asociadas o no al tabaco. Casi la mitad de los fumadores están en esta fase y no se plantean el abandono del hábito.

El fumador se plantea ya las posibles consecuencias negativas para la salud del fumar, y algunas positivas de dejarlo. Comienza a ser un FUMADOR DISONANTE, es decir, fuma pero le parece que está mal hacerlo. Un 30 % de los fumadores están en esta etapa. En esta fase se puede intervenir con medidas coercitivas de lugares sin humo, prohibiciones de fumar, etc. y se puede conseguir una mayor concienciación del problema.

El fumador se ve en la obligación de dejar de fumar, pasa de disonante a una actitud más acorde es decir sabe que es malo fumar y lo deja. Esta fase se repetirá varias veces en la evolución de la dependencia, pasará a la contemplación y la acción repetidamente. Un 20% de los fumadores están en esta fase que puede llevar años, y más de 10 intentos.

Se puede decir que en esta fase están aquellos fumadores que llevan más de 6 meses de abstinencia. No fuma nada pero hasta los 12 meses no se puede considerar como ex-fumador. Nunca se puede decir en una dependencia que ya pasó el problema, siempre se es un fumador en potencia y se debe de estar completamente vigilante para mantener esta situación.

Se da en un porcentaje variable de los casos, lo habitual es que pase a la fase de contemplación y tardará más o menos en volver a la acción. Se acompaña de una gran pérdida de la autoestima personal.

La nicotina es un estimulante y un sedante del sistema nervioso central, que produce síntomas de abstinencia al dejarlo. El más habitual es el dolor de cabeza, pero suelen aparecer los siguientes:

1.   Ansia de fumar

2.   Dolor de cabeza

3.   Mareos y vértigo

4.   Irritabilidad

5.   Temblor interior

6.   Falta de concentración

7.   Temblor de manos

8.   Perdida de apetito

9.   Dolor de ojo

10. Nauseas

11. Vómitos

12. Cambios de sabor

13. Ansiedad para comer

14. Contracciones musculares

15. Cansancio

16. Debilitamiento

17. Sudor de manos

18. Hormigueos en la piel

La ansiedad de fumar aparece en diferentes intensidades, los más fuertes son a las 48 horas de dejar de fumar, debe de controlarlos con su fuerza de voluntad y con agua o zumos, a veces haciendo inhalaciones profundas de aire o con actividad física. El oxígeno – aire fresco – es un buen tranquilizante de los nervios. Puede apoyarse en este periodo con complejos vitamínicos B.

cancer de pulmon

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: